Leche corporal de Orquídeas

  Leche para el cuerpo de Orquídea

  Carácterísticas:
     Atrayente, perfumado, rico, esta sublime leche corporal es un placer absoluto que se funde perfectamente sobre la piel dejándola sedosa y aterciopelada. Su textura es delicada y agradable de masajear, su fórmula está enriquecida con manteca de Karité y aceite de Coco, nutrientes y extracto de Orquídea, revitalizante e hidratante...¡para una experiencia de belleza satisfactoria!
  

     Principios activos:

     *Coco:
     Palma de las zonas ecuatoriales; de la pulpa de la nuez de Coco se extrae un aceite que se utiliza mucho en la cosmética, sobre todo para los productos solares (como emoliente) y para los jabones (para dar dureza y espumosidad). Se utiliza en los tratamientos tricológicos porque nutre y refuerza el cabello y también en los productos detergentes. Tiene propriedades emolientes, tónicas, refrescantes. Contiene: proteinas, minerales, vitaminas, carboidrados, gliceridos altamente saturados. El aceite de coco se hace líquido sólo si la temperatura supera los 20 grados, así que los productos solares a base de aceite de Coco solidifican fácilmente.
   
     *Orquídea:
     Una vez se creía que el bulbo de la Orquídea fuera afrodisíaco, tanto que aún hoy se prepara en Turquía una bebida excitante para los hombres que se suministra también a las mujeres encintas para que el hijo sea varón. Esta especie de Orquídea crece en toda Europa y tiene estupendas flores violetas que crecen en espigas.
   
     *Aceite de sésamo de agricultura biológica:
     Es un aceite derivado de los cultivos biológicos certificados en los que se garantiza la total absencia de OGM y se vieta el uso de pesticidas. Procede del Medio Oriente y se cultiva extensivamente en muchas zonas cálidas. De las semillas se extrae un aceite, constituido por triglicéridos insáturados y polinsáturados, que se usa mucho en la cosmética natural por su riqueza en componentes que hacen excepcional su eficacia. Se utiliza mucho para la preparación de cremas solares porque tiene una eficaz acción filtrante, así protege la piel de las radiaciones UV, creando una barrera protectiva constante.
   
     *Karité:
     El Karité es un arbol de tallo alto exclusivamente africano, que puede alcanzar los 15 metros de altura y hasta un metro de diámetro. En Europa se lo conoce también como Shea, Galam o Bambrite. Su fruto es una baya del tamaño de una ciruela, que con un gran hueso (o tal vez dos), con una cáscara muy fina que recubre los cotiledones, ricos en materia grasa, de los que se extrae la Mantequilla de Karité (butyrospermum parkji). La Mantequilla se obtiene presionando en frío las semillas seleccionadas y bien conservadas, y es de un color blanco-marfil. Las propiedades cicatrizantes, emolientes, antioxidantes, lenitivas, hidratantes y revitalizantes hacen de la Mantequilla de Karité un componente fundamental para muchos productos. La mantequilla de Karité funciona bien además como filtro de los rayos solares, es un óptimo protector y preventivo de los daños cutáneos causados por la exposición a la luz. Su característica exclusiva, la que lo vuelve realmente único, es el altísimo contenido (entre el 8% y el 18%) de insaponificables, sustancias fundamentales para la nutrición y mejora de la tonicidad y elasticidad de la piel.
   
     *Miel:
     Principio activo particularmente adecuado para los cosméticos. Es un producto elaborado por las abejas a partir de una materia azucarina que extraen de las flores. Se obtiene por filtración de los panales expuestos al sol o por extracción por medio de centrifugado. La miel se caracteriza por una notable cantidad de azúcares y flavonoides, resulta ser un poderoso hidratante y antioxidante. Componentes principales: sacarosa, glucosa, fructosa, sustancias aromáticas y colorantes, grasas, sustancias azoadas, residuos de polen. La composición varía en función de la proveniencia (miel de bosque, de prado, de monte, de bruguera, de acacia, de tilo) y de la temporada. También los tintes son varios: miel blanca, miel rubia, etc.

      Es una crema fluída, delicada, que nutre la piel envolviéndola con su perfume elegante y distinguido, y su aroma perdura  en la piel durante varias horas. Perfume con una nota de cabeza floral, afrutada de litchis y frutos rojos que deja espacio a un corazón de rumores de rosa, jazmín y muguete para acabar con un acorde de vainilla y maderas preciosas.

     Es una de mis cremas favoritas, sobretodo cuando salgo por la noche. Fácil de extender gracias a su textura fluída, penetra rápidamente en la piel, dejando la misma suave como la seda y con un olor muy agradable y envolvente, además el aroma queda impregnado en la piel durante horas, ni siquiera necesitas perfumarte.
      No deja sensación grasa y cunde bastante porque al extenderse tan fácilmente con poca cantidad tienes suficiente para obtener su efecto hidratante.

     Se la recomiendo a todas aquellas que queráis mimar vuestra piel con una hidratante con un perfume elegante y distinguido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar